• Dios, ponme guardia sobre mis labios y ayúdame a decir solo palabras que te agraden. Líbrame del discurso defensivo, enojado y tonto. Evita que apague el Espíritu con mis palabras. Puse mi corazón para no pecar con mi discurso, para que pudiera mantener una comunión ininterrumpida contigo

  •